Técnica Ludovico

viernes, septiembre 27, 2002

Pruebas sobre la Vida Extraterrestre
por Samuel Goldstein, Doctor en mercanchifles varios

Usted y Yo tenemos la misma duda: existe vida inteligente en otros planetas?
Que NO exista en la Argentina no significa que TAMPOCO exista en Júpiter, por lo tanto, suponemos que hay alguien por ahí... espiándonos...
Las últimas fotos de la sonda Mariner 9 nos muestra un universo bastante amplio (como de 4 ambientes con dependencia) pero, a su vez, frío y muy, muy aburrido. Sólo algunos pocos intelectuales logran maravillarse con el explendor de nuestra bóveda celeste, al igual que con un buen par de tetas de quinceañera. Por dos motivos tan adversos cae la misma cantidad de saliva y los ojos se hinchan igual, sea uno un intelectual o un asno.
Ahora bien, qué podemos decir de la innumerable cantidad de avistamientos y secuestros? Es todo una vulgar "calunia",
o hay algo posta posta?
Podemos citar el caso de Rogelio Benavídez, un oligofrénico de la ciudad de Camet, que a duras penas nos pudo relatar su caso debido a su imposibilidad mental. Cuenta que mientras alimentaba a unos asquerosos cerdos de su porquerisa, una luz verde intensa se posó sobre su pie derecho, se lo partió al medio y se rió a carcajada limpia. Con la extremidad rota y deshecha, Rogelio trató de huír, pero un rayo de protones (?) lo congeló de la cintura para abajo impidiendole cometer acción alguna (de la cintura para arriba estaba muerto desde su nacimiento). En ese momento, tres seres gelatinosos y parecidos a "tarariras picantes" descendieron de la luz verde para molerlo a palos. Acontecida la tremebunda golpiza, subieron a su nave cagándose de risa para volver a Neptuno.
Ahora bien, qué curiosa motivación puede hacer que seres parecidos a tarariras viajen más de15 millones de kilómetros para trompear a un retrasado mental? Todavía, no lo sabemos.
Un caso similar es el de la señora Dolores Recife, de Concordia, que cuenta que mientras hacía el amor con su marido, varios enanos sucios y con ojos razgados entraron de prepo al rancho para hacer un festichola de aquéllas con la pareja. Luego de romper varios ortos y después de mucho sexo oral, saludaron con un simpático "nano nano" y se tomaron las de villadiego. Dolores, en su denuncia, afirma que los enanos le transmitían mensajes telepáticos mientras se la "untaban"; dichos mensajes, según ella, decían: " no temáis, no temáis, venimos en paz... somos de otro planeta... somos más inteligentes que tu marido... no temáis, no temáis... " El esposo de Dolores levantó cargos contra la comunidad coreana porque, sin ninguna duda, venían de la otra cuadra; sobre todo por los 50 mangos que le tiraron a Dolores cuando se fueron satisfechos.
También podemos contar el avistamiento y abducción de Pedro Peralta Roldán, de Ensenada, que mientras cabalgaba con su esposa, una tranquila noche por el vivero de la ciudad de Miramar, un bólido en llamas de 400 metros de diámetro cayó encima de su esposa, desintegrándola por completo. Sin asustarse ni amargarse demasiado, siguió con su paseo nocturno hasta que, repentinamente, comenzó a quedarse dormido. Al despertarse, se encontró en una habitación circular de aluminio saturada de retratos. En dichos portarretratos sólo había caras de tipos con cinco ojos, tres narices y varias bocas con colmillos varios. Luego de dos horas ahí reconoció que ninguna de ésas fotos era de un familiar suyo y entró en pánico. Desorientado, trató de encontrar alguna puerta o ventana para escapar, pero no había nada parecido a puertas o ventanas ahí adentro. Desconsolado y temeroso, se hechó a llorar hasta que oyó una voz cibernética que le decía: -"no llorés más,... maricón..!"-
Extrañado, Roldán pregunta "si hay alguien ahí", a lo que le contestan: -"la mayonesa, ...rápido!"-
Desesperado, intenta llamar la atención golpeándose la cabeza contra las paredes de aluminio. Con cada golpe que se daba aparecía sobre su cabeza, a modo de honomatopeya, la palabra "¡TONG!" encerrada en un globito de cómic. Bajo un estado de terror total, Roldán se defeca encima y decide escribir en las prístinas paredes de metal alguna frase de ayuda, pero sorprendentemente su mano escribía otra cosa distinta a lo que él quería. Al querer escribir "AYUDA!" le salió "WE ARE THE CHAMPIONS", después intentó con "POR FAVOR!" pero su mano escribió "ASEREJÉ" y se desmayó.
A los tres días despertó en un hospital cercado por policías y periodistas. Roldán afirmó haber estado dentro de una nave intergaláctica, pero agentes del Departamento de Defensa lo convencieron que fue víctima de una joda para Tinelli.
Roldán purga 20 años por el asesinato de su esposa en la prisión de Batán.
Podríamos decir que el caso más importante de la última década es el de Jorge Raba, de Coronel Vidal, cuya experiencia con seres fusiformes le produjeron una avería cerebral incurable. Jorge paseaba a su perro Ramiro, un gracioso y pequeño Pekinés, por una oscura plaza de la zona cerca de la medianoche, cuando una luz intensa proveniente del cielo iluminó a su mascota. Extrañado, Jorge siguió paseando, pero de pronto su perro se detuvo y comenzó a hablar con voz de locutor. Sorpresivamente le dijo como si nada: "por acá no, hay un dobermann que me asusta". Sintió cómo los pelos de su culo se erizaban al escuchar a su perro hablar. El perro prosiguió: "qué buena noche, no?" "vení, vamos por acá", y cosas así. Al rato y acostumbrado a la rareza de que su perro hablaba un fluído castellano, se sentó con su mascota en un banco de plaza manteniendo largas charlas sobre cocina, autos, resultados de juegos de azar y periodismo. Jorge sacó un cigarrillo y convidó uno a su perro. Después de un rato de cómodas charlas y varios cigarros, el canino le dijo una frase a su dueño que no olvidará jamás: "a vos te falta mucha sopa, sos un pendejo todavía..."
Se miraron fijo unos segundos y Jorge le dijo: "más respeto, perro de mierda, que mañana no te saco a pasear..!", pero su perro lo tomó mal y le gruñió y lo mordió en la nariz. Asombrado por esta reacción y cargado de furia con su can, Jorge Raba reaccionó para el culo y le pegó una patada en la cabeza y lo dejó seco.
Acongojado, quedó parado frente al cuerpo occiso de su perro, cuando súbitamente un plato volador inmenso aterrizó casi a las apuradas frente a él. De su interior descendieron tres seres parecidos a un Tiramisú que viajó en colectivo; se colocaron frente al cadáver del perro y uno de ellos lo levantó y se lo llevó dentro del ovni. Los dos que quedaron desenfundaron un arma, apuntaron a su cabeza y dispararon un rayo que lo dejó bien mogui. En el piso y babeando, Jorge Raba escuchó en el interior de su cabeza un mensaje telepático de ésos seres que le decían: "a vos te falta mucha sopa, sos un pendejo todavía..."
Los seres lo miraron fijo mientras su nave desaparecía en el cosmos.
Han pasado dos años y Jorge todavía no puede articular una palabra decente, sólo puede ladrar.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home